El viticultor

Antonio es uno  de los 180 viticultores de Aniñón que trabajan las viñas de dónde nace Órdiga.

Le gustan más las tijeras viejas que hacen ruido para llevar el ritmo cuando recolecta a mano en las 2.300 cepas de vaso que tiene en el paraje de Carracervera.