Órdiga es un vino de los que te acabas la botella sin darte cuenta, que acompaña bien en la comida, sin acaparar más atención de la que necesita cualquier vino en la mesa, pero ayudando a mejorar el momento, la tapa, la conversación. No es un vino para casar a alguno de tus hijos, no es un vino para impresionar a tus suegros, es un vino para acompañarte en un rato agradable, en un descanso merecido al final del día. 

Está elaborado con uvas de garnacha que se han alimentado de unos suelos de rocas metamórficas y gravas arcillosas en los que se han desarrollado unas raíces profundas que le aportan una mineralidad y estructura a unas uvas pequeñas que tienen sitio suficiente para crecer en su racimo y madurar de manera homogénea para alcanzar el punto óptimo en la vendimia durante el otoño. 


TINTO

Garnacha

AROMA

Aroma frutal limpio y fino, con recuerdos de bayas silvestres y especiados, adquiridos estos últimos en su corto tiempo de reposo en barrica

AÑADA 2018

Reposo en barrica

GUSTO

En boca es amplio, con buena presencia y acidez adecuada y bien integrada

RETROGUSTO

Sabroso y persistente. En vía retronasal predomina la fruta al inicio con las notas terciarias a continuación

COLOR

Rojo cereza con ribete coloreado

MARIDAJE

Arroces, legumbres, pescados azules, carnes rojas, asados y parrillas


Cuéntanos tu opinión!